Reseña Nexus Reseña Conexión Reseña La Batalla Final Reseña Las Puertas del Infinito
abril 29, 2016


Mi periplo con Nocturna empieza con "The Strain", una serie espectacular que recomiendo encarecidamente. Yo soy de ese tipo de personas que les da pereza infinita empezarse series, así que cuando me recomendaron por activa, por pasiva y por la de más allá que me viera "The Strain", de Guillermo del Toro, pues... la verdad, dije "Sí, sí, sí..." y pasé un poco del tema. No obstante, algún tiempo después, estando en una cafetería que considero uno de los reductos de cualquier escritor Sevillano (El viajero sedentario) me sorprendió acordarme de algo: esta serie venía de un saga de libros.
Así pues encontré Nocturna entre las estanterías de mi particular Bar-Biblioteca favorito y, mientras me leía la sinopsis, llegué a la conclusión de que no era tan diferente a la serie. Como leer libros no me da la más mínima pereza comencé con esto... y bueno, el resultado más abajo.



Título: Nocturna
Autores: Chuk Hogan y Guillermo del toro
Editorial: Suma
Páginas: 558
Precio: 9,95
Trilogía "La Oscuridad"
1º: Nocturna
2º: Oscura
3º: Eterna

Un Boeing 777 aterriza en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York proveniente de Berlín, y cuando se dirige a la puerta para que los pasajeros empiecen a desembarcar, de repente se oscurece. La torre de control pierde contacto con el piloto y toda la actividad eléctrica del aparato se corta. No se escuchan móviles, ni BlackBerries, ni la radio, nada. Las cortinas de las ventanillas están bajadas y no se ve a nadie dentro. Se reúne un equipo de emergencias y todos observan al avión silencioso ahora bañado por las luces del aeropuerto, en completo silencio. 
Parece una gigantesca lápida blanca que brilla contra el oscuro cielo de la noche. Entonces una brecha negra aparece en el fuselaje: es una puerta que se abre desde dentro con una lentitud glacial… Siempre han estado aquí. Vampiros. Anidando y alimentándose. En secreto y oscuridad. A la espera. Ahora ha llegado su momento. En una semana, Manhattan habrá desaparecido. En tres meses, todo el país. En seis meses, el mundo entero.


Lo primero que tengo que comentar es que, tras leer este libro me empecé a ver The Strain y, de verdad, buenisima, merece la pena 100%. Digo esto para que no penséis que esta crítica va para la serie igual que para el libro: Guillermo del Toro es un tío que sabe hacer muy bien lo que sabe hacer bien. El medio audiovisual es el suyo... y realmente no debería de haber salido nunca de ahí.

Parto de la base de que Nocturana me pareció un mal libro. Así, con todas sus letras: mal libro.
Hay libros que te entretienen, libros que pueden tener mejor o peor calidad pero que al menos se dejan leer, y libros que nunca han aspirado a ser obras maestras. Está bien, de todo tiene que haber en la viña del señor... pero luego es que están estas cosas, y ya ahí sí que me enervo un poco.
Voy a pasar a detallar, paso por paso, lo que me rechina de este libro y luego le voy a dar una nota que, para mi, es la que se merece. He escuchado que hay gente a la que le ha encantado... y me parece genial, pero creo que soy objetivo cuando digo que es un mal libro. Juzgad vosotros mismos.

Vayamos por partes como dijo Jack el destripador:

Primero: Nocturna es un libro escrito a cuatro manos. Obviamente esto hace que se tenga que ver en algún momento un cambio de cariz... no puede ser que los dos escriban igual, la experiencia me lo dice (A no ser que te llames Margaret Weis y Tracy Hickman, pero claro, ya ahí entramos en terreno complejo) y en principio que haya un cambio de cariz no es malo, y tampoco lo es que se escriban novelas a cuatro manos. Parto de aquí para que entendáis que no estoy juzgando con el baremo que no es: sé como funcionan las novelas de este tipo. Yo incluso me divierto buscando donde han hecho el "Cambio".
No obstante, y teniendo todo esto en cuenta, Guillermo del toro se pasa cincuenta millones de pueblos.
Chuck Hogan tiene un estilo lento, algo pesado de leer a veces, pero realista y elaborado. Guillermo del Toro... no sé ni como catalogar su estilo. El cambio es brutal: la primera parte es un libro lento que te mete en la piel de los personajes poco a poco y te hace ver su mundo interior (A veces incluso demasiado) mientras que la segunda parte es una puñetera locura tras otra, sin explicación, en la que todos los personajes se vuelven repentinamente planos como el cartón.

Segundo: Guillermo del Toro no es escritor. Ya sé que hay veces que buenos escritores escriben obras malas y que hay gente que no es escritora y escribe cosas buenas. No voy a decir que no, pero no es el caso. Guillermo del Toro escribe solo medio pasito por delante de como escribiría alguien que no ha escrito en su vida: rápido, sin explicaciones, confuso a veces, con personajes que hacen las cosas porque sí y estereotipando a muerte.

Tercero: La mitad del libro es paja. No, en serio, esto es importante: cuando escribes una novela que, básicamente, se pasa más de 250 páginas introduciéndote a personajes creíbles, con dudas, que no saben como actuar, a los que les sobrepasan los acontecimientos... hasta el punto de que se vuelven cansinos y estás deseando que un vampiro muerda a alguno para a ver si así se les va la caraja... bueno, pues cuando eso pasa y el resto de las páginas del libro son acción absurda, en la que se cargan de un plumazo toda la credibilidad de esos mismos personajes volviéndolos actores malos de una película de Tarantino, pues hay algo que sobra en la ecuación, la verdad.

Y cuarto: Esta pensado en hacer una serie con él. Así, claro y conciso: el libro está bien en serie, pero en papel el morbo que los Zombi-vampiro suscitan, el asco incluso a veces... pues no es tan interesante como en la pequeña pantalla, que atrae más la verdad. Y es que el argumento avanza a ritmo de serie, no a ritmo de libro, parece que no se sepa manejar correctamente el Tempo del relato ni el Tiempo interno vs Tiempo externo. El libro avanza a veces lentamente en escenas trepidantes, otras veces no hacen suficientes descripciones y ¡No hace ni una puñetera elipsis, ni un solo resumen!. De verdad: son necesarios, no puede ser que todo lo que le pase a un personaje en su día a día aparezca, no me interesa (Ni a mi ni a nadie).
(Quizás exagero: es posible que sí que haya elipsis, pero creedme que no las suficientes).

Quick Edit: Me acabo de dar cuenta de que a lo mejor me he puesto muy técnico. Para aclarar:

Cuando hablo del concepto de "Tempo" me refiero a algo parecido a lo que pasa cuando escuchas música. Seguro que todos hemos escuchado a "Fall out Boys" en "Phoenix" o a "Green Day" en "American Idiot" en nuestras adolescencias (O no, también puede ser que sea yo el raro [Aclaro que sigo escuchándolos XD]). Si los comparáis con "Celtic Woman" o "Evanescense" hay un cambio significativo en como "Percibimos" la música ¿A que sí? (Más lenta, menos frenética). En música clásica esto se llama Tempo y en escritura también. Si escucháis, por ejemplo, el Mesías de Handel vais a ver que empieza "Lento" y luego "Sube de ritmo" llegando a ser bastante frenético en el Aleluya. Las escenas de acción en un libro tienen un "Ritmo" una "Forma de ser contadas" para que sean eso: escenas de acción (Imaginate "American Idiot" con la melodía de "Rise me up" de Celtic Woman... ¿Ni con cola, a que no?) si no... pues mal colega, mal.

El Tiempo Externo VS Tiempo Interno es otro concepto de escritura que también anda relacionado con el ritmo, pero en otro aspecto: imagínate un hombre, en un callejón oscuro, le apuntan con una pistola y justo cuando van a apretar el gatillo... el tío cierra los ojos, la bala se paraliza en el aire y comienza a recordar como ha llegado hasta allí. El tiempo "Externo" es unos segundos (Lo que tarda la bala en matarlo o dios sabe qué) peeeero el tiempo "Interno" es laaargo (El tío te cuenta seis días en esos pocos segundos). Vale, pues esa es la historia: en un libro las cosas tienen que tener "dos tiempos", el Real "Externo" y el que percibe el lector "Interno". Las Elipsis (Decir "Seis años después" y continuar con el libro más ancho que pancho) son necesarias para "Acelerar" el tiempo interno y que el lector no se aburra.

En conclusión: no sé qué fue primero, el huevo o la gallina (La serie o la novela). Opto por pensar que primero vino la novela, pero ya con la idea de hacer la serie.
Sea como sea, está claro que la intención detrás de todo esto era hacer una serie chula y sí, creedme, por ahí sí: la serie mola. Pero tío... no te cargues árboles pare venderme una serie, por favor, que me duele en el alma.

- Copyright © Talismán Dreams - Hatsune Miku - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -